La máquina del tiempo: casinos en Europa

  30.06.2017 en Entretenimiento

 

 

Cuando entras en un casino, te adentras en otra realidad. Las luces, los empleados, la comida y la bebida, la variedad de máquinas, mesas de juego, crupieres uniformados, el mobiliario. La sensación de poder divertirte y de tener la posibilidad de alegrarte el día.

Los casinos forman parte de un mundo controvertido y han surgido inevitablemente del deseo de disfrutar del ocio de una manera lúdica y entretenida. De las reuniones privadas con amigos de la alta sociedad, pasando por las apuestas de los antiguos romanos a las carreras o incluso de los soldados chinos acerca de sus presos torturados en una especie de ruleta. Transformar lo banal, aburrido o incluso tétrico en algo que pudiera reunir a personas de toda clase social con el único objetivo de divertirse y de ganar pequeñas o grandes cantidades de dinero, o incluso por el mero hecho de obtener prestigio social. En eso se han convertido los casinos de hoy en día. Pero, ¿quieres saber más acerca de su evolución en el viejo continente?

 

Orígenes del casino moderno

Si debemos hablar del primer juego que data en escritos, tendremos que nombrar sin ninguna duda los dados. Ya en el 500 a.C. aparecen los primeros registros en las escrituras de Sófocles sobre los juegos de dados. No era infrecuente jugar durante la festividad de Saturnalia, incluso los esclavos tenían permitido participar de tal evento. A partir de ahí, las prohibiciones relacionadas con el juego fueron continuas hasta bien entrada la Edad Media.

En el siglo XV, el juego se empezó a confinar en salones de la alta sociedad europea, transformando estas reuniones en mini-casinos caseros, para divertimento de la nobleza y la alta burguesía.

Entre otro de los juegos más populares en los casinos podemos encontrar los juegos con cartas. El origen de las cartas es confuso, pero se sabe que se popularizaron también a finales de la Edad Media, teniendo constancia de ellas en el manuscrito en catalán del poeta Jaume March: Diccionari de rims, donde aparece por primera vez la palabra naip. Por lo tanto, por orden de aparición, es el segundo juego de los casinos de hoy en día.

Por último, mencionaremos el elemento estrella de todo casino: la ruleta. Sabemos que la primera ruleta de la que se tiene constancia fue inventada en Francia en el s. XVIII, aunque el juego tiene un antecesor ya que en el siglo XVII, Blaise Pascal ideó una especie de ruleta mientras intentaba descubrir una máquina de movimiento continuo. No fue hasta el año 1796 en el que se empezó a jugar a la ruleta tal y como la conocemos hoy. La primera descripción del juego se hace en el libro La Roulette, ou le Jour de Jacques Lablée, donde se explica cómo se jugaba en el Palais-Royal de la capital francesa a finales del siglo XVIII.

Dato curioso: en la península ibérica los romanos difundieron el gusto por el juego, especialmente con los dados, las apuestas a par o impar, las peleas de gallos o las carreras de carruajes.

 

Casinos más antiguos de Europa

Con el objetivo de entender mejor su evolución, es fundamental nombrar algunos de los casinos que han marcado la historia del juego en Europa.

 

El Ridotto, Venecia

El primer casino del que se tiene constancia data del año 1638 y sigue ubicado actualmente en la isla de Venecia. Es el Ridotto (que significa reducido en italiano y que se refiere a la intención primera de abrir el casino a un número reducido de personas), situado en una antigua villa veneciana. Este casino fue creado por el gobierno con el fin de dispersar la atención del carnaval para evitar el caos producido durante aquellas fechas y permaneció abierto hasta el siglo XVIII, cuando el juego fue estimado ilegal.

¿Sabías que? El Ridotto acogió al famoso compositor Wagner en las postrimerías de su vida, donde creó la obra Parsifal.

 

La Redoute, Spa

El segundo casino más antiguo de Europa es el Casino Redoute en la ciudad de Spa, Bélgica. Este edificio fue inaugurado en el año 1769 y albergó a todas aquellas personas que ya se concentraban en los llamados «salones de sociedad» de la alta burguesía y la nobleza de la época. Junto a las salas de juego, la Redoute ofrecía baños, estancias de lujo y todo tipo de entretenimiento para la clientela más elitista de Europa.

¿Sabías que? Redoute significa «reducido» en castellano, por lo tanto, los dos primeros casinos de Europa se llamaban igual, con la función de atraer a un público reducido y elitista.

 

Real Casino Antiguo, Castellón

El Real Casino Antiguo de Castellón no es solo el más antiguo de España, sino el tercer casino más antiguo de Europa. En el año 1814, y aprovechando un decreto de «Libertad de asociación» publicado por la corona, el Barón de Benicassim constituyó en este edificio un auténtico casino. No fue hasta 1865 cuando el casino tuvo que trasladarse a la Puerta del Sol en el «Palacio de Francisco Tirado» por el aumento exponencial de clientela.

¿Sabías que? Hoy en día este edificio alberga restaurantes y salones solo para socios.

 

Casino Baden-Baden, Baden-Baden

Más tarde, en el año 1823, se abrió en Alemania el Casino Baden-Baden, en la ciudad de mismo nombre. Se dice que su ambiente clásico y único ofrece una experiencia única, que contrasta con los elementos de lujo de su entorno. Algunos incluso afirman que es uno de los casinos más bonitos del mundo.

¿Sabías que? El Kurhaus Casino Baden-Baden ha hospedado a celebridades y personajes notables como Angela Merkel, Barack Obama, Nicolás Sarkozy, etc.

 

Crockford’s Club, Londres

Este edificio era un club de caballeros en James’s Street que se transformó en casino en 1828, pero se tiene constancia de que el juego formaba ya parte de ese club desde hace bastante más tiempo. Era uno de los pocos casinos del mundo que ofrecía apuestas de lujo.

¿Sabías que? Este club ya no sirve como sala de juego pero sigue siendo controvertido su uso como club privado de caballeros.

 

Casino de Montecarlo, Montecarlo

En 1858 Le Grand Casino de Monte Carlo fue inaugurado. Este casino es famoso por ser el primero que funcionaba durante todo el año. A ello contribuyó François Blanc, parte de la familia emigrada Blanc, que modificó la ruleta para convertirla en la ruleta europea actual con 1 cero. Pronto, este juego se convertiría en la estrella del casino monegasco. Mientras que el resto de Europa sufría de severas restricciones en cuanto al juego, Montecarlo era la meca de las apuestas y los juegos de mesa.

¿Sabías que? Mónaco prohíbe la entrada a los casinos a sus ciudadanos.